jueves, 23 de agosto de 2018

Abogado Laboralista en Castellón. Telf. 662061250

Uno de los motivos más frecuentes de reclamación en los Juzgados Sociales, son los despidos, y en concreto, los despidos disciplinarios.

Cuando un trabajador es despedido, tiene el plazo de 20 días hábiles para presentar una demanda y reclamar una posible indemnización, o incluso la readmisión en la empresa.

El despido disciplinario es la causa más habitual de despido. Mediante este despido se atribuye al trabajador la comisión de una falta disciplinaria de carácter muy grave, y en consecuencia, el empresario extingue la relación laboral sin pagar ni un euro de indemnización al trabajador despedido.

Claro que si el despido es considerado improcedente o nulo, los efectos serían completamente distintos, y el trabajador podría conseguir:

- Una indemnización de 45/33 días de salario por año trabajado en la empresa, con un tope de 42/24 mensualidades.

- La readmisión en la empresa, manteniendo sus anteriores condiciones de trabajo, y con abono de todos los salarios de tramitación devengados desde la fecha del despido hasta la fecha de readmisión.

En cuanto a mis honorarios por los procesos de despido, cobro un 10% + IVA de la indemnización finalmente conseguida (con unos mínimos, por si el resultado del 10% + IVA es inferior), tal y como explico en este artículo. No exijo ningún anticipo.

Si necesitas consultar o contratar a un abogado laboralista, especializado en despidos disciplinarios, puedes ponerte en contacto conmigo sin compromiso.


¿Qué se puede hacer contra un despido disciplinario?

En muchas ocasiones, las cartas por despido disciplinario asustan un poco al trabajador. A fin de cuentas se le atribuye la comisión de una falta disciplinaria muy grave, por ejemplo, ofensas verbales, hurto de patrimonio empresarial, competencia desleal, embriaguez o toxicomanía durante la jornada de trabajo, negligencias varias, etc.

Sin embargo, es completamente necesario analizar el despido disciplinario concreto, puesto que muchas veces hay resquicios que favorecen al trabajador, y se termina consiguiendo una indemnización.

La empresa está obligada a demostrar:

1. La certeza de los hechos que atribuye al trabajador. La empresa mediante la carta de despido acusa al trabajador de haber cometido unos hechos disciplinarios, y debe demostrarlo. La simple acusación no desvirtúa la presunción de inocencia del trabajador, por lo que la empresa se verá obligada a aportar pruebas que sustenten su acusación. De lo contrario el despido disciplinario será declarado improcedente.

2. La gravedad de los hechos. Aún cuando la empresa es capaz de demostrar las faltas disciplinarias que atribuye al trabajador, no toda falta disciplinaria es de gravedad suficiente para justificar un despido disciplinario. El despido disciplinario es únicamente procedente cuando se han cometido faltas disciplinarias de máxima gravedad. Para faltas menos graves y no reincidentes, existen otro tipo de sanciones más proporcionales, como las amonestaciones o las suspensiones de empleo y sueldo.

3. Otras cuestiones. Por ejemplo, la no prescripción de las faltas disciplinarias, que deben sancionarse en un periodo máximo de 60 días desde su comisión. O la inexistencia de una eximente en favor del trabajador, por ejemplo, una disminución del rendimiento de trabajo que no es por voluntad del trabajador, sino por circunstancias del mercado (por ejemplo, un comercial que intenta vender un producto obsoleto, no lo consigue, y la empresa le despido por disminución del rendimiento de trabajo).

Precio abogado despido disciplinario.

Mis honorarios por la impugnación de un despido disciplinario consisten en el 10% + IVA de la indemnización finalmente conseguida. Dicho porcentaje no puede resultar inferior a 400.-€-600.-€, dependiendo de la complejidad del asunto (se aplican esos mínimos, puesto que no me renta meterme en un proceso judicial por el 10% de una indemnización de 2.000.-€, que resultaría una factura de 200.-€+IVA).

No exijo anticipos. El trabajador paga los honorarios cuando el proceso ha finalizado y ha cobrado su indemnización.

Este precio incluye todos los trámites que sean necesarios hasta la efectiva satisfacción del cliente, excepto los recursos en caso de sentencia desestimatoria.

El trabajador no tiene que asumir otro coste, salvo el precio de su abogado laboralista. En los juicios laborales no hay costas en caso de perder el juicio, no se precisa procurador, ni se pagan tasas judiciales. El único coste a asumir, son los honorarios del abogado.

Abogado Laboralista en Castellón. Telf. 662061250


Deja un comentario

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

Lo más leído

Con la tecnología de Blogger.

- Copyright © Abogado Laboral en Castellón - Profesionales en la defensa de tus derechos - Aviso Legal