martes, 17 de enero de 2017

Si necesitas consultar o contratar a un abogado laboralista en Castellón, puedes llamarme al teléfono 662061250.

La improcedencia del despido objetivo se logrará cuando las causas alegadas por el empresario no sean ciertas o no estén acreditadas. También será despido improcedente cuando no se cumplan los requisitos exigidos para cada tipo de despido objetivo. También cuando el empresario no ponga a disposición del trabajador la indemnización de 20 días de salario por año trabajado (salvo situación de iliquidez justificada). Cuestiones en las que no vamos a profundizar en este artículo.

En este artículo vamos a exponer cuales son los efectos del despido objetivo improcedente. Es decir, qué puede conseguir un trabajador demandante en caso de que el despido objetivo impugnado, sea finalmente declarado improcedente.

Efectos del despido objetivo improcedente

De igual modo que ocurre en caso de despido disciplinario improcedente, el empresario que se ha visto condenado por la declaración de despido improcedente, tiene derecho a ejercer la opción entre:

1. Readmitir al trabajador en su mismo puesto de trabajo, respetando sus anteriores condiciones, (antigüedad, categoría profesional, salario, jornada, horario, etc). Abonando a su vez todos los salarios de tramitación, es decir, aquellos desde la fecha del despido hasta la efectiva readmisión. De estos salarios de tramitación, se descontarán las cantidades que haya percibido el trabajador durante la prestación por desempleo, así como durante los periodos trabajados en nuevas empresas.

Es importante recalcar que en caso de readmisión, el trabajador deberá devolver al empresario la indemnización percibida de 20 días de salario por año trabajado, aunque recuperará su puesto de trabajo y mantendrá sus anteriores condiciones.

2. Indemnizar al trabajador y extinguir definitivamente su contrato de trabajo. En este caso, la empresa debería abonar la indemnización de 45/33 días de salario por año trabajado (la máxima), y la relación laboral que le unía al trabajador, quedaría definitivamente extinguida.

La opción más frecuentemente utilizada es el pago de la indemnización y extinción definitiva del contrato, pues una vez la empresa toma la decisión de despedir el trabajador, ¿qué le lleva a interesar su readmisión? Sin embargo, puede ocurrir que por razones económicas o estratégicas la empresa se decante por la readmisión, tal vez porque el pago de la indemnización sea muy gravoso, o tal vez porque saben que el trabajador está empleado en otra empresa y en primer lugar, se ahorrarán los salarios de tramitación y además, el trabajador contento con su nuevo empleo, se podría ver forzado a solicitar la dimisión voluntaria de la empresa que le readmite, consiguiendo así el mismo efecto de extinción definitiva, pero a un precio mucho más razonable.


Es importante señalar, que el plazo para el ejercicio de la opción entre indemnización o readmisión es de 5 días desde la notificación de la sentencia a la empresa. En caso de no optar por una u otra opción, se entiende automáticamente que la empresa readmite al trabajador, de modo que si la empresa permanece impasible, el trabajador deberá presentar un incidente de no readmisión, para forzar la misma, así como el pago de lo salarios de tramitación.

Si necesitas un abogado laboralista en Castellón: Teléfono 662061250.

Deja un comentario

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

Lo más leído

Con la tecnología de Blogger.

- Copyright © Abogado Laboral en Castellón - Profesionales en la defensa de tus derechos - Aviso Legal