viernes, 21 de agosto de 2015

Si tras leer este artículo, necesitas consultarme, llama al telf. 662061250

Actualmente con la crisis económica el retraso en el pago de salarios ha aumentado exponencialmente. No obstante las dificultades económicas de la empresa no son la única razón por la que puede dejar de pagarse al trabajador; pues no son pocos los casos en que el impago se convierte en una medida de presión para que el trabajador abandone su puesto de trabajo.

En cualquier caso, la empresa debe pagar el salario puntualmente en la fecha acordada, o en la fecha que sea costumbre según la empresa (normalmente primeros días de mes). Algunos empresarios alegan que pueden retrasarse un mes en el pago del salario sin ninguna consecuencia, lo cual es rotundamente falso; en cuestión de salarios no caben retrasos de ningún tipo.

La gravedad del impago no es baladí, pues el salario es la cantidad de dinero con la que el trabajador hace frente a sus facturas y atiende a sus necesidades básicas de la vida. Sin salario los recibos quedan impagados, y en general el trabajador queda desprotegido y en una situación muy comprometida.

En este artículo vamos a hablar sobre los retrasos en el pago de salarios, el procedimiento de reclamación del mismo, y otras posibles reclamaciones del trabajador.
Si necesitas consultar o contratar a un abogado en Castellón o Valencia, puedes ponerte en contacto conmigo a través de los datos de contacto que aparecen repetidamente en esta página.


Retrasos continuados en el pago del salario

El trabajador no está obligado a sufrir retrasos continuados en el pago del salario (ya sean retrasos de 10 días o de 6 meses). Si esta situación ocurre el trabajador puede plantearse si conviene seguir trabajando en esa empresa, y en caso de quererlo, puede presentar una demanda para extinguir su relación laboral, con derecho a cobrar la indemnización máxima por despido (45/33 días de salario por año trabajado), y a solicitar el paro. 

Algunas veces la desesperación que produce no cobrar los salarios, lleva al trabajador a dimitir o pedir la baja voluntaria de la empresa. En ningún caso es recomendable dimitir o pedir la baja voluntaria de la empresa, pues el trabajador perdería su derecho a indemnización, y le denegarían el paro.

Las demandas para extinción del contrato por incumplimiento del empresario, suelen solventarse en un corto plazo de tiempo, ya que al empresario no le conviene seguir manteniendo a un trabajador que le ha denunciado y que no está en absoluto motivado para seguir trabajando; lo cual facilita un acuerdo amistoso.

¿Puedo reclamar sin perder el trabajo?

Por supuesto, la ley ha dotado a los trabajadores de un procedimiento exprés en el que es posible cobrar los salarios en cuestión de meses (entre 15 y 3 meses normalmente), un plazo sin duda inferior al que se viene barajando para otros asuntos judiciales. Plazo que se cumple siempre que no sea necesario embargar a la empresa, en cuyo caso el procedimiento se alarga unos meses más.

En muchas ocasiones tras la demanda judicial el empresario prefiere pagar amistosamente al trabajador, con lo cual el plazo de tiempo se acorta considerablemente.

Sin embargo, para acceder a este procedimiento exprés de pago de salarios, denominado monitorio, es necesario aportar las nóminas. La problemática acontece cuando el trabajador carece de cualquier documentación, pues el procedimiento se alarga un poco más -aunque no mucho más-.

Si demando a la empresa me despiden

Falso. Si un trabajador demanda a su empresa, queda blindado por la llamada 'garantía de indemnidad', una cuestión sin duda bastante compleja y extensa para explicarla en cuatro líneas, pero que se puede resumir en un planteamiento muy sencillo: si el empresario pudiese despedir como represalia a un trabajador por presentar una reclamación o una demanda, ningún trabajador podría reclamar sus derechos.

Si quieres saber más sobre la garantía de indemnidad, puedes leer este artículo, y si aún te quedan dudas, descuelga el teléfono y llámame.

Intereses por el impago del salario

En todo caso, la reclamación de los salarios impagados viene acompañado de un interés del 10% de demora, tal y como recoge el artículo 29.3 del Estatuto de los Trabajadores. Sin duda un interés demasiado bajo que no puede suplir el perjuicio causado al trabajador por el impago.

Embargo

Tras la demanda judicial, sin necesidad de llegar a juicio, se requiere a la empresa para que en el plazo de 10 días pague los salarios al trabajador. Si a pesar de ello, la empresa sigue sin pagar los salario, se procederá a la averiguación y embargo de sus bienes, cuentas corrientes e ingresos, hasta que sean suficientes para cubrir la deuda con el trabajador, los intereses de demoras y las costas del abogado.

FOGASA

En algunas situaciones, la empresa atraviesa serias dificultades económicas, con lo cual le resulta imposible pagar los salarios al trabajador. En ese caso, tras el embargo, se comprueba que la misma no tiene dinero ni bienes suficientes para hacer frente a la deuda, y en ese caso se declara a la empresa en situación legal de insolvencia, lo cual permite al trabajador presentar la reclamación pertinente al Fondo de Garantía Salarial, para que se haga cargo del pago del salario (siempre con unos límites).

Deja un comentario

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

Lo más leído

Con la tecnología de Blogger.

- Copyright © Abogado Laboral en Castellón - Profesionales en la defensa de tus derechos - Aviso Legal