martes, 18 de noviembre de 2014

Si tras leer este artículo, necesitas consultarme, llama al telf. 662061250

Son multitud las dudas que asaltan al trabajador cuando es despedido. Probablemente, dependiendo de las características del despido, son muy variadas las dudas que intrigan de manera especial a los trabajadores. Así, las circunstancias no son equivalentes cuando se da un despido disciplinario, que cuando se da un despido objetivo o un despido colectivo.

Sin embargo, existen una serie de premisas básicas que el trabajador puede tener en cuenta en un primer momento (en el momento inicial) para afrontar un despido desde la completa ignorancia, y que son las que exponemos a continuación.



1. El despido debe ser por escrito
El despido debe ser notificado por escrito al trabajador, y en la Carta de despido debe alegarse un hecho o una causa que motiva el despido. Son dos requisitos extremadamente sencillos de cumplir por parte del empresario, sin perjuicio de algunas formas de despido más reforzadas que sirven de garantía para los representantes de los trabajadores o para los despidos colectivos.

Cuando el despido se lleva a cabo de forma oral, o simplemente sin ningún tipo de aviso, puede considerarse improcedente. Lo mismo ocurre cuando el despido es realizado por whatsapp o por sms.

Sin embargo, podría considerarse válido el despido realizado por email al trabajador, si puede acreditarse su recepción (por ejemplo, si el trabajador contesta), o si se realiza por algún servicio de certificado electrónico que puede garantizar su recepción (nuevas tecnologías).


2. Firmar los papeles o no firmarlos
Algunos empresarios se niegan a entregar la documentación al trabajador o a liquidar su finiquito (e indemnización si procede) cuando éste se niega a firmar los papeles. 

Firmar los papeles que entrega el empresario en el momento del despido, es algo que debe hacerse con prudencia. Algunos papeles como la "carta de despido" pueden ser firmados por el trabajador a modo de "recibí" es decir, para acreditar su recibo. 

Otros papeles deben firmarse con cautela, pues pueden suponer una renuncia a los derechos económicos del trabajador. Por ejemplo, se firma un despido objetivo con un acuerdo por X cantidad de dinero, siendo que el trabajador podría obtener una cantidad de dinero mucho mayor. Es recomendable consultar al abogado antes de firmar ningún documento que pueda suponer un "acuerdo transaccional", que pueda suponer una renuncia de derechos.


3. Liquidar el finiquito
En el despido, el empresario debe poner a disposición del trabajador los salarios debidos, así como las cantidades equivalentes a las vacaciones no disfrutadas y las pagas extraordinarias no percibidas, pero devengadas. Si el empresario incumple esta obligación, el trabajador tendrá que demandarlo.

Cuestión al margen es la indemnización por despido, con la que trabajador y empresario pueden guardar diferencias, -bien sea por la calificación del despido, por las cantidades, etc-. En ese caso, lo recomendable es presentar una papeleta en el SMAC, donde el trabajador y el empresario pueden llegar a un acuerdo, y reiteramos, siempre asistidos por un abogado para no perder derechos económicos.


4. Procedimiento para despidos
Cuando un trabajador es despedido dispone del plazo de 20 días para interponer una papeleta de conciliación en el SMAC. Con ello obtendrá una cita en el plazo de 15 días para celebrar una conciliación (negociación) con la empresa, en las mismas dependencias del SMAC.

No hay que dormirse con el plazo de los 15 días, pues en algunas ciudades el SMAC sufre retrasos, (de momento no en el caso de Castellón, pero sí en Valencia). Trasncurridos 15 días desde la presentación de la papeleta, sin que se haya celebrado, el plazo de los 20 días vuelve a correr (descontando los que ya se consumieron desde el despido hasta la presentación de la papeleta), y debe presentarse una demanda en el Juzgado, pues de lo contrario, el trabajador perdería todos sus derechos y la empresa no debería pagarle ni un euro por caducidad de la acción.

Si la negociación en el SMAC fracasa, el trabajador debe demandar a la empresa en el Juzgado Social. Se señalará la celebración de un juicio en el plazo de 6 meses a 1 año. La empresa y el trabajador pueden llegar a un acuerdo en cualquier momento antes del juicio y zanjar el asunto.


5. ¿Cuánto te debe la empresa?
Dependerá del tipo de despido (si puede considerarse improcedente o no) y de otras circunstancias que deben tenerse en cuenta. En algunas ocasiones el trabajador puede calcularse su propia indemnización siguiendo reglas bastante sencillas, sin embargo, calcular la cifra exacta no resulta sencillo, especialmente cuando el trabajador debido a algunas circunstancias ha sufrido modificaciones en el salario o tiene una parte de salario variable.

En cualquier caso, si lo prefieres, nuestro despacho hace Revisiones Íntegras del despido por 30 € (IVA incluido). Con una revisión de este tipo, obtendrás un informe, sobre la viabilidad de demandar a la empresa por despido improcedente, así como el cálculo exacto de las cantidades que te tiene que liquidar.


6. Estrategias de negociación
La empresa suele utilizar la técnica comercial típica de hacer firmar al trabajador un primer acuerdo sin dejarlo ni pensar. Es altamente contraindicado aceptar la primera oferta de la empresa. La empresa ha tenido tiempo de reflexionar detenidamente y asesorarse debidamente sobre el despido del trabajador, y sabe cuántas posibilidades tiene de ahorrarse una indemnización por despido. El trabajador también debe informarse debidamente antes de llegar a un acuerdo.

A mayor antigüedad, más alta es la indemnización, y por lo tanto, mayores son las ansias de la empresa por llegar a un acuerdo. Tiempo habrá sin embargo, hasta el mismo día del juicio para alcanzar un acuerdo satisfactorio.

Algunas empresas enseñan la zanahoria al trabajador, ofrecen una cantidad de dinero con el cual éste se siente satisfecho, y se firma un acuerdo precipitadamente, casi sin pensar. En este tipo de cepos, el trabajador se puede dejar unos cuantos miles de euros. La empresa nunca ofrecerá una cantidad de dinero que pueda considerarse justa en un primer momento, a medida que pase el SMAC y llegue el juicio es probable que esa cantidad aumente o que la empresa sea condenada.

Deja un comentario

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

Lo más leído

Con la tecnología de Blogger.

- Copyright © Abogado Laboral en Castellón - Profesionales en la defensa de tus derechos - Aviso Legal