martes, 21 de octubre de 2014

Si tras leer este artículo, necesitas consultarme, llama al telf. 662061250

Si usted está embarazada sepa que tiene reconocidos diversos derechos que garantizan su protección durante el embarazo y la maternidad. Uno de los principales derechos de las mujeres embarazadas es el blindaje frente al despido, de modo que en caso de realizarse un despido contra una mujer embarazada, éste debería declararse nulo, y se readmitiría a la trabajadora con abono de los salarios dejados de percibir desde el despido hasta la readmisión.

El despido sobre mujeres embarazadas es nulo independientemente de que la empresa no conociese el estado del embarazo de la trabajadora, pues como señalan los Juzgados, se trata de un mecanismo de protección a favor de las mujeres en estado de embarazo, no sujeto a circunstancias ajenas a este hecho.

No obstante, sí sería procedente (y no cabría la readmisión) cuando la trabajadora hubiese cometido faltas muy graves que justificasen el despido disciplinario; por ejemplo, el abuso del teléfono de la empresa, como puede leerse en este otro artículo.


Nulidad del despido
La nulidad del despido será declarada siempre desde la fecha del embarazo -se haya suspendido o no el contrato de trabajo por riesgo del embarazo, lactancia o maternidad-, hasta que el recién nacido cumpla 9 meses.

Eso quiere decir, que la trabajadora embarazada tiene una protección frente al despido durante 18 meses. Y transcurrido ese plazo, podría acogerse a una reducción de la jornada para el cuidado del hijo, por lo cual continuaría protegida en iguales términos mientras durase dicha reducción.


Readmisión de la trabajadora
Al declararse nulo el despido de la trabajadora embarazada, sólo cabe la readmisión y el abono de los salarios de tramitación -sin perjuicio de que después la trabajadora decida darse la baja voluntaria-.

La readmisión debe hacerse en el mismo puesto y bajo las mismas condiciones anteriores al despido.

Si el empresario no realiza la readmisión, el trabajador puede dirigirse de nuevo al Juzgado para ejecutarla. El Juzgado volverá a requerir a la empresa para que readmita a la trabajadora, y en caso de persistir la oposición por parte de la empresa, se embargarían las cantidades de dinero y bienes del empresario que sean suficientes para pagar los salarios y las cotizaciones sociales de la trabajadora.


Abono de los salarios de tramitación
Como se ha dicho, el empresario se vería obligado a abonar a la trabajadora despedida, los salarios de tramitación, que son aquellos dejados de percibir desde la fecha del despido, hasta la fecha de reincorporación.

Sin embargo, lo más normal es que la trabajadora embarazada tras el despido vaya al SEPE a solicitar la prestación por desempleo, por tanto, de esos salarios de tramitación se descontarían las cantidades percibidas en concepto de paro, que no se pagarían al trabajador, sino al SEPE, y la trabajadora podría recuperar los meses consumidos de paro.


Para cualquier consulta podéis contactarme a través de los datos que aparecen en la cabecera de este blog. Atiendo en Castellón y Valencia.

Deja un comentario

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

Lo más leído

Con la tecnología de Blogger.

- Copyright © Abogado Laboral en Castellón - Profesionales en la defensa de tus derechos - Aviso Legal